7 consejos definitivos para construir una buena relación con tu jefe

Nota que el título usa el verbo construir y no tener, porque, así como lo estás leyendo, las relaciones tanto con jefes como con cualquier otra persona en la vida se construyen: se les dedica tiempo, se entienden y se crean a partir de unas bases claramente expuestas.

Ten en cuenta que todas las personas son diferentes, por lo que esta no es una guía mágica para seas el campeón de las buenas relaciones con los jefes. Son consejos que tendrás que adaptar para que puedas comprender al tuyo y continuar con tu vida de manera pacífica.

1. Ponte en sus zapatos: entiende por lo que está pasando tu jefe en los momentos determinados en los que te cuestiones tu relación con él. Las presiones laborales, de cumplimiento de metas o de financiación pueden hacer que tu jefe esté pasando por un momento difícil. Siempre es bueno saber interpretar estas situaciones para ofrecer el apoyo que tu jefe necesita.

2. Recuerda que las relaciones cambian con el tiempo: así como las relaciones entre esposos, novios o padres e hijos, la que se construye con los jefes van madurando, tanto que en muchas ocasiones estos terminan incluso siendo sus amigos. Lo importante es saber interpretar los momentos de trabajo y los momentos de esparcimiento, mientras se va trabajando en conocer más a la persona.

3. Construye la confianza: tu jefe necesita saber por qué te contrató y por qué sigues siendo su empleado, no solo para no despedirte sino, más importante aún, para brindarte la confianza necesaria para afrontar retos profesionales y defendete o aplaudirte según sea necesario. Así que el consejo es muestres tu valor, innoves y seas la persona casi indispensable para él o ella.

4. Escoge tus batallas: No se debe confrontar a los jefes siempre. Debes ser muy cuidadoso y estratégico al escoger por qué cosas debes pelear y por cuáles debes hacerte el de la vista gorda. Este capital es sumamente importante porque te ayudará a escapar de los “chicharrones”, y a mantener un poder de negociación importante si sabes usarlo bien.

5. Haz quedar bien a tu jefe: ya sea con tu propio desempeño en público (algo así como que él o ella diga “qué buen equipo tengo”), como con otras estrategias que hagan que él o ella se vean bien en frente de un cliente, una autoridad o un medio de comunicación. Alimentar ego de tu jefe puede servir en algunos casos para ganar puntos que puedes canjear más adelante.

6. Se diligente: ofrécele a tu jefe ayuda cuando sepas que él o ella tiene mucho trabajo, sorprende a tu jefe completando un trabajo tempranamente, o empieza a construir buenas relaciones con clientes, que permitan que el trabajo fluya más fácilmente.

7. Pide retroalimentación: no solo es bueno saber qué has hecho bien, regular y mal, para poder corregir, sino que también es importante tener una charla franca con tu jefe en donde puede que, incluso, él se dé cuenta de sus propios aciertos y falencias y que eso sirva para mejorar la relación laboral.

Finalmente, nunca estarán de más esas pequeñas notas mentales que son importantes para crear una buena imagen frente a tu jefe: se auténtico, entrador, llega temprano, no seas chismoso, se honesto y avisa a tu jefe de todo lo que piensa hacer para que no se lleve una sorpresa. De esta manera, la construcción de la relación laboral, si eres estratégico, puede ser mucho más fácil y fructífera.

Ver también: Qué perfiles laborales buscan las empresas

No hay comentarios

Agregar comentario

X
01
02
04
04
Logo-Agencia-Empleo-Colsubsidio-01
www.colsubsidio.com © 2016 Agencia de Empleo Colsubsidio. Todos los derechos reservados.